Cómo tener un negocio exitoso

Consejos de cómo tener un negocio exitoso

Hola, ¿cómo estás? Soy Armando. Hoy les quiero platicar por qué los negocios toman tanto tiempo, por qué tienes que tener una curva de aprendizaje y sobre todo tener madurez.

Estaba en una reunión y varios amigos que estaban empezando un negocio me dijeron: “ya queremos entrarle a esto del negocio, quiero armarlo así, queremos hacer todo”.

Empezaron a planear todas las cosas y hacen su business plan, describen cuánto más o menos les va a costar cada cosa, el forecast, pronósticos, quién es el mercado, etc.

Entonces, en la reunión me estaban haciendo muchas preguntas sobre cómo tener un negocio exitoso.

¿Cómo empezar un negocio?

Me hicieron la típica pregunta “¿Cómo empiezo?” Yo les contesté que ya estaban empezando, que ya tenían el business plan.

Y después de eso, literalmente sales y lo haces. Ellos me contestaron que “eso sonaba muy equis”, según querían el secreto para ser un emprendedor exitoso.

Hasta ese momento nunca había pensado exactamente qué hice yo para comenzar mi negocio.

Les dije: “Cuando comencé Experiencia A, hicimos planeación de nuestros objetivos en el primer año. Hasta llegar a la meta más grande del año”.

Luego nombramos cuáles serían las submetas del año y qué queríamos lograr con eso.

Porque todos cuando abren un negocio se van con que las metas son conseguir muchas ventas, pero hacerlo así es todo un error.

Lo que realmente debes hacer es decir “¿Qué quiero hacer en este año? Quiero llegar a tener tres empleados”.

“Quiero llegar a servirle en el restaurante a 20 gentes, o sea qué es lo que realmente quieres”.

De esa meta grande, que la visualizas en diciembre, dices “Okay, para enero yo quiero estar haciendo esto”.

O sea, dices “Quiero mínimo tener tres clientes, porque mensualmente debo pagar equis cantidad para que mi negocio siga viviendo”.

“Quiero tener ya dos, tres cursos, quiero tener x,y,z, ¿no?” Así exactamente lo detallas y así te vas para atrás.

Debes plantearte que debes de hacer para lograr todas esas cosas.

Da pasos pequeños, pero seguros

Cuando les dije eso, mis amigos me dijeron, “ya entendí Armando, entonces ¿qué hago mañana?” Les contesté que todos los pasos que ya pusieron.

Esto para que sientas que ya avanzaste. Nadie empieza un negocio de nada más, “ya déjame voy, rento el lugar y ya abro mi negocio.

No, mi opinión es que debes de empezar con pasos chiquitos y no me refiero a pasos chiquitos de tiempo, si no que hagas cosas que tú sientas que estás cumpliendo.

Cosas sencillas como, vamos a decir “no tenemos oficina o el lugar donde se va a vender”.

Lo primero que hago es “voy hacer una página de Facebook de mi negocio y voy a pensar qué contenido voy a ofrecer, después abro todas las redes sociales que hay en este momento”.

Después voy a empezar a generar contenido. Ojo, no necesariamente tiene que ser en ese orden. Tienes que ver la estrategia, no la táctica.

La táctica es “si yo voy a hacer una fan page de un negocio nuevo. No vean lo que hay detrás, sólo da un paso chiquito que incluso puede ser “voy abrir un restaurante, voy a vender productos y pides la cotización”.

Entonces empiezas a investigar cuánto te cuestan las sillas o buscas el local y te pones metas semanales.

Después de eso, solamente te pones a hacerlo. Literalmente así empiezas, pero nosotros queremos la varita mágica y queremos tener un éxito inmediato.

Empezar tu negocio es tomar literalmente el primer paso para lo que sea que vayas a empezar. Puede ser un paso chiquito como abrir tu fan page o empezar hacer cosas en línea.

Puede ser un paso más grande, como hablarle a un proveedor para que te surta equis cosa de lo que necesitas.

Cuando les dije esa respuesta a mis amigos me dijeron “okay, Armando, literalmente lo que tengo que hacer es empezar y ya”.

Exactamente a eso me refería, tienes que empezar, puedes pasarte la vida planeando, puedes pasarte todos estos días que estás en tu trabajo diciendo “Si, voy a hacer este negocio”.

Pero llegas a tu casa, llegas a las 7/8 de la noche, cansado de tu trabajo y se te atraviesan los niños, tu esposa, el jueves con tus amigos.

Es más, deja ese jueves y ponte a jalar, haz las cosas que dijiste que ibas hacer, claro que requiere esfuerzo, requiere que dejes ciertas cosas que vas a dejar que dejar para empezar.

Esa es la manera de empezar, no existe una vara mágica que te va ayudar a tener resultados inmediatos.

Tener un negocio es como tener un bebé

Una de las cosas más importantes y que ese es el segundo paso como emprendedor es que después de haber pasado por todas esas cosas chiquitas, aquí ya tienes tu restaurante.

Entonces, a los tres, cuatro meses, volutas y dices: “Espérame, no era lo que me imaginaba, no estoy ganando 20, 30, 40 mil pesos y te decepcionas”.

Empiezas a dudar de ti y dices “chin, ¿debí de haber hecho esto? No estoy seguro de haber tomado la decisión correcta”.

“Acabo de dejar mi trabajo y me aventé este negocio ahorita, la verdad es que estoy trabajando peor que cuando estaba en mi trabajo”.

Empiezas a sentir la desesperación de todo mundo y eso es lo que hace que mucha gente deje de emprender.

En vez de decir “Le voy a echar todos los kilos porque creo en este proyecto”, prefieres dejarlo y regresarse al trabajo que tenías.

Esto desde mi punto de vista es un error. Y es un error total porque en ese momento la vida te está diciendo que “vas por el buen camino”.

Si estás jalando, si estás teniendo clientes pero no los que quieres, entonces te falta reconocimiento, pero debes tener paciencia.

Un negocio no te va a dar ingresos hasta después de 2/3 años. Y sé que me vas a decir que tienes un amigo que le va super bien, pero pregúntale cuánto tiene con su negocio.

Seguramente tiene 3-4 años, mínimo. Y si te habla con la verdad te aseguro que te va a decir que todavía no gana lo que esperaba.

Regresando a mis amigos, les dije “El negocio es como un bebé. Lo bonito es cuando tu esposa está embarazada”. Es lo mismo con el negocio.

Con todos los proyectos que tienes y te imaginas con el negocio. Nace y ups, te das cuenta que no hay tiempo para nada, que tienes que comprar pañales como loco.

Te desbalancea económicamente por completo. Y es lo mismo con el negocio, te vas dando cuenta que el primer año es literalmente estarlo cuidando.

Literal, es un bebé, te levantas a media noche preocupado porque no está jalando, entonces si al año tú dices “No pues ya no me jaló esto”.

Ojo, no estoy recomendando que sigan si realmente no es negocio. Pero ustedes mismos van a saber si ese negocio no lo es.

A lo que quiero llegar es que debes esperarte al menos dos/tres años.

Y este dato te lo dicen todos los emprendedores. Mínimo tienes que esperar cuatro años para que tu negocio te dé los resultados que esperas.

Me vas a decir “Oye, Armando, es que hay negocios que los montan y ya a los 6 meses ya tiene un chorro de lana”.

Eso es uno de 10 mil negocios, uno de 100 negocios, en pocas palabras son unicornios. Por x, y, z, se dieron las cosas, tenían los clientes listos.

Pero tú tienes que ser paciente, tienes que dar el primer paso para empezar tu negocio.

Segundo, no te desesperes. Tienes que seguir haciendo las cosas, tienes que todavía cuidar a tu bebé. Lo tienen que cuidar 2-3 años. Para el 4 año el bebé ya es un poquito autosuficiente.

Es lo mismo con un negocio. Lo vas cuidando, vas haciendo cosas, lo tienes que cuidar mucho, hasta que por fin te da las ganancias que tú esperabas.

Eso es lo que yo les puedo dar de consejos de cómo empezar tu negocio. Sobre todo es tener paciencia.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *