¿Cuál es el verdadero secreto para crecer y obtener el éxito? Yo de lo doy gratis - Experiencia A

¿Cuál es el verdadero secreto para crecer y obtener el éxito? Yo de lo doy gratis

No sólo los millenials, muchas personas quieren ser ricos y tener millones, pero nadie quiere esforzarse por ello.

Quieren exigir sueldos impresionantes pero no son capaces de arriesgarse a demostrar que lo valen.

Una cosa es lo que crees que te mereces y otra cosa es lo que puedas generar.

¿Quieres la formula para ser millonario? Escucha este Podcast, te voy a decir lo que nadie se atreve a decir.

 

Transcripción:

Hoy les quiero platicar algo personal

Porque ayer que estaba comiendo con un amigo, él me estaba contando que ha estado trabajando para una empresa, creo que ya lleva 12 o 13 años

Y quiero platicarle que por qué pienso que ahorita los millenials y, no nada más los millenials

¿Por qué la gente, por qué todo mundo quiere tener millones?

Todo mundo quiere tener el gran negocio, pero nadie quiere esforzarse por eso.

Todo mundo lo quiere súper fácil, inclusive yo también hace mucho tiempo pensaba porque era yo, porque cualquier cosa

Y yo creo que te sientes de igual manera, porque yo lo merezco y yo debo de tenerlos

¿Por qué otra gente lo tiene y por qué no lo tengo yo?

Y en la plática con él, en la comida que estábamos teniendo, es que me decía “Oye, Armando, pues sí, yo soy el director de esta…” de una empresa muy grande

Él es uno de los directores más fuertes de toda esta empresa nacional, que tiene muchos branches.

Entonces, al ser director de esta empresa, “oye pues yo soy un empleado como quiera”

Me lo dijo así, “Soy como un gato de angora, soy de lo nice y estoy en el sofá, estoy bonito y en climita”

“Pero aun así soy un empleado, y yo quiero tener mi negocio. Quiero hacia adelante y todo eso”

Lo que yo me cuestiono, y en lo que estamos batallando mucho me dice “Toda esta generación nueva, corrección no es toda la generación nueva”

“Es la generación nueva, más aparte todos los huevones” porque así lo dijo, y estoy totalmente de acuerdo con esto

Y a lo mejor este podcast no te va a caer bien, sabes qué te voy a decir la neta y la neta de lo que yo pienso

Y si no te gusta, bueno pues ni modo. Le das un mal comment o me dejas de ver. La verdad es que no importa.

Pero te voy a decir algo que a lo mejor nadie te dice y que nos enojamos cuando nos dicen la verdad.

Y es que tiene que trabajar. O sea tienes que trabajar, 15, 16 o 18 horas diarias.

“Oye, Armando, no, eso no es vida. Y toda esa gente que dice que hay que llevar una vida balanceada de la familia…”

¿Sabes qué? Son excusas, porque dentro de ti tú sabes que quieres ganar todo ese dinero

Y perdónenme, me equivoqué en esto. No es dinero, sabes que quieres el reconocimiento, sabes que quieres tener esa empresa enorme.

Sabes que quieres tener ese reconocimiento de parte de las demás gente, o no nada más de la demás gente.

Quieres tener el reconocimiento de tus papás, “mira lo que hice, mira lo que logré”. No es el dinero, es el reconocimiento. Que realmente es lo que buscas al final del día.

Y ese reconocimiento viene obviamente con todo lo que pues queremos ser millonarios, tener mucho dinero, tener el mejor carro. Que es una estupidez también tener las cosas porque

“Ah, eso me hace sentir mejor” porque eso es lo que es. Tú quieres tener las cosas porque la marca que compraste, la marca que traes de tenis o pantalones

O el carro que traes, aquí en México lo que nos define o lo que he visto que nos define como cultura es:

¿Qué carro traes? Entonces significa que te va bien.

Es pura, y espero que le metan un beep aquí, es pura mamada eso. No es cierto. A mí no me define el carro que yo tengo, sin embargo la gente me ve y me dice

“Ah, Armando, quiero hacer negocio contigo o no quiero hacer negocio contigo” dependiendo del carro que traigas. Porque se fijan en eso

Y nos fijamos, yo también lo hago, nos fijamos al final de día si viene un coche. El otro día llegó un coche conmigo de negocio.

“Sí, Armando, yo sé que estás creciendo bastante con lo de tus empresas, etc. Te queremos ayudar para que crezcas más y no estés ahí todo el tiempo”

Blah, blah, puras cosas que dices “Sí está bueno”, o sea el proceso es bueno y todo ese rollo.

Entonces salgo y salimos del estacionamiento donde nos habíamos visto, del Mall este o café donde estábamos y salgo

Y veo que traen un carrito pues viejito y fregadón, etc.

“híjole, él me está vendiendo una idea de que él sabe perfectamente bien cómo arreglar mi negocio, mientras que él ni siquiera muestra eso”

Y dije “A ver, espérate, Armando” y ahí es dónde me caché, también lo estaba haciendo yo.

El carro ese no define lo que la persona conoce, sabe y me puede ayudar. Entonces si tú estás comprándote algo.

Si estás comprándote un pantalón, carro, lo que sea porque tú solo, aunque no lo aceptes, porque lo sabes por dentro

Tú solo quieres sentirte como “Ah, sí mira yo” y quieres mostrarte ante los demás, quieres ese respeto final o reconocimiento que estás buscando. Estás mal, compadre.

Deja de comprar esas mamadas, deja de comprar esas cosas e inviértelo mejor en tu negocio, vida, educación, en algo que al rato te va a hacer crecer.

Sé paciente. Yo llevo 22 años teniendo negocios, 22. Es una vida completa.

Y hasta hace pocos años, siento que mínimo ya me siento a gusto. Ya me despierto, duermo… obviamente tengo miles de preocupaciones, problemas y cosas del negocio.

Pero mínimo yo sé que tengo comida en mi casa, sé que vivo bajo un techo bien, y sé que tengo para mis ciertas comodidades.

Y me costó 22 años, y eso es lo que todo mundo ahorita no entiende. Y entrevisto a mil gentes, vienen conmigo a las entrevistas por ejemplo, en Experiencia A

Que estamos creciendo, creciendo y creciendo. Y estamos entrevistando a esta gente que necesitamos para Experiencia A.

Y me siento con ellos, normalmente son chavos chicos, pero también me ha tocado gente de 35, 40 y 50 años.

Y se sientan conmigo y me dicen “No sí, yo quiero 20, 30, 40 mil pesos” les digo “Okay, pero el puesto este y los conocimientos que tú traes no me dan para los 20, 30, 40 mil pesos”

“O 15 mil que me estás pidiendo” no ya sé que todo mundo me va a poner en el video “no, Armando, es bien poquito. Te la bañaste, quieres pagar bien poquito”

No, espérenme. O sea, ya le metiste la friega, ya lo trabajaste. O sea, si yo te hago 5 o 10 preguntas, y te digo ¿cuánto generaste de ventas y de dinero para una empresa real?

Dinero depositado, no me vengas con que “Sí, yo causé que todo el equipo de ventas y toda la empresa vendiera 100 millones de pesos”

Porque esos 100 millones no son tuyos. O sea, tú hiciste esa estrategia, checaste todo e hiciste todas las cosas para obtener esos 100 millones de pesos

Entonces sabes qué, sí, vales 40, 50, 100 mil pesos, lo que me pidas vales.

Pero no vengas esperando un trabajo, y no el mío, sino cualquier otro, porque tú lo sabes por dentro

Y te estoy diciendo a lo mejor verdades que no te gusta escuchar “Ah es que yo me merezco, y es que los sueldos están así”

Una cosa es lo que te mereces, otra cosa es lo que puedas demostrar y otra lo que puedas hacer.

Y bueno, yo de mis empleados no espero que trabajen todo el día. Porque lo sé y les estamos pagando cierto nivel y nadie va a trabajar más de eso.

Y ahí está el error y ahí está el porqué. “¿Por qué yo no soy millonario como mi jefe? ¿Por qué yo no tengo el dinero como mi jefe? ¿Por qué yo no tengo todas esas empresas que tiene mi jefe?”

Porque, compadre, yo llego a las 8 de la mañana a la oficina y me a lo mejor a las 7:30 salgo, pero yo le sigo en la casa y trabajo hasta las 10 u 11 de la noche, todos los días

Y el fin de semana vendo cursos, estoy hablando con gente.

Y en la noche estoy mandando mensajes, emails y le estoy chingando todos los días. Estoy fregando, fregando, fregando todos los días.

¿Tú qué estás haciendo? Según tú trabajas 10 horas diarias, de las 4 te las pasas en YouTube

O de las cuales 5 te las pasas en Facebook. O realmente no trabajas y te estás haciendo wey y trabajas 2 horas.

O vas y haces que te paguen en una empresa porque dices “Ah bueno, estoy aquí, me hago el wey. Mando memes, mando mensajes estúpidos aquí en WhatsApp para mis amigos, mis colegas.

Qué flojera trabajar, estoy haciendo como que trabajo.”

Pero luego llegas a tu casa o llegas con tu jefe y te quejas de que no te pagan más. O te quejas de que no tienes dinero.

Y vas y te sientas con tus amigos. No manches, te sientas con tus 4 amigos, que tienes el fin de semana, sábado y domingo. O cualquiera de estos días entre semana.

Y nada más hablas de quejas. Y nada más te quejas y nada más se quejan ellos.

No mames, de eso no se trata el poder crecer. De eso no se trata el poder echarle ganas. O sea, no hay fórmula secreta.

No hay un secreto, un mentor, nadie te va a venir a decir “Ya, con esta barita mágica y con este conocimiento ¡PUF! Te vas a hacer millonario”

No existe eso, no funciona así.

El secreto se los doy gratis ahorita. El secreto de crecer, de realmente tener un mega negocio, el secreto de todo eso, es trabajar.

Es trabajar. Y trabajar en friega y trabajar más que la persona de a lado, que mi amigo, que mi empleado.

Yo trabajo para mis empleados, no al revés. Ellos nos trabajan para mí, yo trabajo para ellos.

Yo me levanto todos los días en la mañana, hago ejercicio. Ya estoy pensando qué tengo hacer, qué estrategias voy a implementar en ese día.

Ya estoy viendo y contestando emails desde las 6 am. Y sí, soy un workaholic, sí por eso.

Por eso después de 22 años tengo lo que tengo yo ahorita. Y no, no tengo la gran cosa tampoco, ni soy súper hiper millonario, nada de eso.

Y no se los digo para ponérselo en la cara y “Está bueno, Armando, te crees mucho” no

Para que vean que vine de nada, que vine que echarle ganas todos los días.

Yo creo que muchos de cosas lo saben, pero yo tuve un negocio durante 13 años, una fábrica de muebles y carpintería

Y yo tuve 2 o 3 veces que literalmente quebré. Quebré, o sea llegó un punto donde me aventé y me la jugué con varias estrategias que hicimos en ese momento

Le aposté todo como si fuera un casino.

Me acuerdo perfectamente bien, tenía bien en ese entonces me quedaban y no les miento, como 120 pesos en la cuenta de la empresa.

Y tenía que pagar nóminas ese sábado, rayas de la fábrica. Tenía que pagar como 30 o 40 mil pesos, en ese entonces era muchísimo dinero de raya.

Y tenía 120 pesos en la cuenta. Y dije “Madres, ¿qué hago, qué voy a hacer?”

Había una expo ese fin de semana, una cosa de no me acuerdo qué. Fui y le dije a la persona “Aquí está el cheque, por favor cóbralo el lunes”

O sea, el cheque no tenía fondos, “Por favor cóbralo el lunes. Déjame que pase ahorita, entrar a la expo. Ahorita es viernes, quiero vender muebles, quiero ver qué onda. Quiero echarle ganas”

No le dije que no tenía fondos, le dije “Aquí está el cheque, cóbralo el lunes” etc.

Fui, me aventé, puse los muebles. Para el viernes y sábado ya habíamos vendido lo suficiente para cubrir la nómina. Pagué la nómina.

El domingo salí con más dinero y con producción para 1 mes, 2 meses y me salvó eso.

Y me la pasé de la fregada ese fin. Estaba traumado, no podía dormir. Y así me tocaron experiencias, donde varias veces no tenía dinero.

Y ya sé algunos me van a decir “Eso no es quebrar” literalmente 2, 4 meses sin tener dinero. Donde debía, debía, debía y debía.

Le debía al banco, las tarjetas de crédito, les debía a todos.

¿Cómo salí adelante? Trabajando, trabajando y echándole ganas. Y dándole duro a las cosas. Esa es la única manera.

También dando gratitud ¿Cómo gratitud? Sí, aprendiendo lo que tengo. Apreciando lo poquito que tenía, apreciando lo poquito que tengo ahorita.

Realmente haciendo lo que tenía que hacer.

Entonces, les quiero dejar esto de no se engañen a ustedes mismos. No crean que a los millenials, la generación que sea, la edad que tengas 35, 40, 50, 60 años.

Nada es gratis, nada. Y todo cuesta trabajo, y no cuesta trabajo y todos quieren millonarios, y todos quieren ser todo mañana.

“Ah quiero que me paguen aquí ahorita 40, 50 mil pesos mañana.”

No, o sea tienes que echarle ganas. Por ejemplo, yo le digo a la gente “okay, entra conmigo, te pruebo 3 meses. En 3 meses me demuestras que vales ese sueldo, te lo pago”

“Vamos a hacer el experimento” y así les digo a todos los que entrevisto. Les digo “este puesto y lo que te estoy pidiendo, estos conocimientos, valen tanto”

“Y aquí está mi oferta de ahorita estos 3 meses. Tú me estás pidiendo el doble, pidiendo, exigiendo más. Vamos a hacer una apuesta”

“Si tú a los 3 meses me compruebas que tú haces todo este trabajo y lo desarrollas bien y todo. Yo a los 3 meses automáticamente te subo el sueldo”

“Y te pago todo hacia atrás, te pago los 3 meses anteriores a ese sueldo que me estás pidiendo” y adivinen qué pasa… nadie lo toma, nadie toma el reto.

¿Por qué? Porque ya saben que están blofeando, ya saben que no tienen los conocimientos que no lo valen y no lo quieren aceptar.

No les digo esto para sentirse menos, no les digo para nada. Lo que les estoy diciendo es que tienen que aceptar que tienes que fregarle.

Tienes que aceptar que tienes que jalar, que tienes que echarle ganas durante 10, 12, 15, 18 horas. Comer mierda todos los días, para poder llegar a donde quieres llegar.

Y así es, así es la vida. Y me podrán decir todas estas cosas de “Sí, holísticamente. No sé qué más.”

No mames.

O sea, tienes que jalar, tienes que echarle ganas. Nada más les pido por favor, vean a cualquier autobiografía, cualquier historia de éxito de alguien

E historia de éxito no es “Hoy puse el negocio y a las 2 semanas ya soy millonario” “Hoy puse el negocio y a los 2 años ya soy millonario”

Digo, esos son 1 o 2 de los billones que somos en la tierra, billones.

Y no existe eso. Toda la gente que tiene grandes empresas, toda la gente que ha triunfado de esa manera y es exitoso, es porque lleva 10, 15 años echándole ganas todos los días

Y jodiéndose más que el amigo, vecino, quién sea. Y esa es la manera en la que sales adelante.

Entonces, perdón que me vi súper intenso y todo, pero eso es lo que realmente pienso.

Y bueno, como todo, digo yo creo que tengo que darle mis opinión. Y lo que pienso y cómo yo he salido y cómo veo que otras personas salen adelante.

Y esa es la fórmula, no hay otra fórmula. Hay que jalar, hay que ser patéticos, humildes.

Tienes que ser humilde también. Yo trato de ayudar, ayudar, ayudar y ayudar antes de pedir cualquier cosa.

Entonces hay que ser humildes también

Igual, espero que les mueva esto tantito, que les ayude tantito. 

Póngame sus comentarios, likes, cosas que piensan

Compártanlo con alguien más, suscríbanse a nuestro canal, métanse a nuestro grupo.

Esto fue una de mis pláticas de cómo pienso y qué pienso.

Espero que nos veamos después, en los otros tópicos que normalmente cubrimos de marketing digital y todo lo demás.

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *